Sólo con el corazón se puede ver

Tanairy Castrellón, LCC.

Sólo con el corazón se puede ver

Recuerdo que en el 2015, a las salas de cine llegaba una película, que en lo personal esperaba con ansías, donde nos abriría los ojos sobre lo que es esencial en la vida, bueno en realidad sería el corazón quién nos mostraría aquello.

 

Tal vez con lo dicho anteriormente te has hecho una idea de cuál película estoy mencionando.

 

A través del drama, la animación y la fantasía, es como Mark Osborne, director del film, nos muestra la historia de una niña que vive en un mundo de adultos, y su madre que ya tiene su plan de vida detallado, por lo que ella sólo debe seguir los planes que se le imponen.

 

Sin embargo, al mudarse de hogar, conoce a su vecino, un aviador retirado de la tercera edad, quien es una persona considerada “loca” por no seguir los mismos pensamientos que los demás adultos, es decir, ser más extrovertido.

 

Conforme va avanzando la historia la convivencia entre ambos pasa a una amistad donde el principal motivo es la historia de cómo conoció al Principito, quien venía del planeta Asteroide B612, que le relata el aviador anciano.

 

Esta trama no es otra que la novela corta francesa “Le Petit Prince” (1943), escrita por Antoine de Saint-Exupéry, un aviador francés, y por tal motivo, la película es titulada “El Principito”.

 

Una película de categoría A, para toda la familia, que no sólo nos muestra la historia de nuestro amigo el Principito a través de una amistad entre una niña pequeña y un anciano aviador, sino que además nos abre los ojos a la cruda realidad de que el adulto olvido al niño que fue, o peor aún, que el niño perdió su esencia por querer crecer más rápido.

 

Está enseñanza que me dejo la película, después de llorarle, me permitió cuestionarme a mí misma: “¿a la pequeña Tanairy le habrá gustado el adulto en el que me estoy convirtiendo?”

 

Vagamente, y eso es lo triste, recuerdo mi niñez, y entre ello mencionaba muy feliz que quería ser maestra, que quería viajar por el mundo, que me encantaría poder ayudar a todos los perritos de la calle, que mi plan sería convertirme en un súper héroe que proteja a los demás con superpoderes.

 

La realidad es que no estudié para ser maestra, lo cambié por querer ser periodista o fotógrafa, que el viajar por el mundo se ha pospuesto durante muchos años por otros planes, que ayudar a todos los perritos de las calles se redujo a ayudar a una perrita que adoptamos para que no sufriera más esperando una oportunidad de dar amor, y que la súper heroína que protege a los demás cambio para ser una joven adulta que trata de ser un ejemplo para sus hermanos y primos más chicos.

 

Tal vez la pequeña Tanairy se molestaría con la Tanairy joven adulta por cambiar algunos planes o no cumplir con algunos sueños que se planteó, pero sé que está orgullosa por las cosas que ha logrado en el trayecto de crecimiento que ha tenido.

 

Conforme han pasado los años, he conocido personas maravillosas que, gracias a su niño (a) interior, convirtieron su sueño infantil en su profesión, que no permitieron dejar de lado la imaginación sólo por tener que “crecer” en la sociedad”.

 

Y también, he conocido niños y niñas que han dejado una enseñanza en mi vida, que a pesar de ser tan pequeños ellos logran ver algo que a veces a nosotros los adultos se nos olvida, algo que menciona mucho Antoine de Saint-Exupéry, en su libro:

 

Sólo con el corazón se puede ver bien, lo esencial es invisible a los ojos.”

 

Así que, amigo (a) lector (a), en este día del niño (a) no permitas que ese niño (a) interior muera dentro de ti, no temas a salir de tu rutina y hacer cosas que por el paso del tiempo dejaste de hacer, como jugar fútbol, bailar bajo la lluvia, correr contra tus amigos para saber quién es el más veloz, emocionarte al saber que conseguiste ese premio tan esperado, no lo sé, cosas o actividades que de niño (a) te encantaban y ahora crees que no puedas hacer.

 

Por parte de todos los compañeros que conformamos al Sistema Informativo de la Universidad Metropolitana de Monterrey (Sí UMM), te deseamos un Feliz Día del Niño (a).

Buenas noticias

¡Ya llegaron los libros a la UMM!

¡Ya llegaron los libros a la UMM!

¡Ya llegaron los libros a la UMM!

Los Leones Universitarios Celebran San Valentín

Los Leones Universitarios Celebran San Valentín

Los Leones Universitarios Celebran San Valentín

Capacitando a Nuestros Maestros

Capacitando a Nuestros Maestros

Capacitando a Nuestros Maestros

Calentando motores

Calentando motores

Calentando motores

No es tan fácil.

No es tan fácil.

No es tan fácil.

Un nivel académico superior

Un nivel académico superior

¿Coach? ¿Coaching?

¿Coach? ¿Coaching?

En entrevista con el Lic. David Castañeda y la Lic. Myrthala González

En entrevista con el Lic. David Castañeda y la Lic. Myrthala González

 
 
UMM

Dirección
Juan Ignacio Ramón 298 Ote.
Centro Monterrey, N.L. C.P. 64000

Telefono
81.30.79.36 Ext. 1608

Conoce Nuestra Oferta Educativa
www.umm.edu.mx