¿Por qué disparamos?

Luis Gómez, LCC.

¿Por qué disparamos?

Recuerdas la primera vez que tomaste una cámara entre tus manos, si eres similar a mí  y tienes casi mi misma edad, quedaste maravillado con esa máquina. Con presionar un botón podías atrapar un momento de manera perpetua en el tiempo.

 

Para mí, la fotografía es lo más cercano que estamos de poder viajar en el tiempo, creo que siempre ha sido ese su principal función en nuestra sociedad. La fotografía nos deja recordar tiempos que vivimos, nos permite reconstruir sentimientos y situaciones pasados.

 

La memoria humana es frágil en menos de lo que pensamos los días se convierten en semanas y las semanas en años, de pronto lo que sucedió hace unos días resulta que pasó hace meses, sin querer olvidamos cosas no por completo pero si se ocultan de nosotros las fotos tienen la poderosa habilidad de sacarlos y revivirlos.

 

Con la entrada del nuevo siglo vino la masificación de las cámaras digitales y tomar fotos se volvió extremadamente fácil para todos la cantidad de fotos que se tomaban se incrementó de una manera impresionante. Actualmente, es casi imposible no tener una cámara contigo en todo momento, apuesto a que tú que lees esto tienes una cámara a unos cuantos metros de ti (si es que no estás leyendo esto en tu cámara).

 

Las cámaras digitales remplazaron la manera tradicional que había de tomar fotografía. Con película de 35 mm (milímetros), ya sabes, esos rollos que metías dentro de las cámaras viejas. Pero ese no fue el fin del rollo ni de esas cámaras viejas.

 

En los últimos años se ha observado una ola de personas que han vuelto a usar cámaras de 35 mm, decenas de personas salieron a compartir su trabajo con estas cámaras en las redes sociales principalmente en Facebook e Instagram enfatizando que fueron tomadas con película.

 

Pero ¿por qué?

 

Qué beneficio tiene usar esas cámaras viejas, es solo la moda o en verdad tiene algún motivo más allá de parecer interesante en redes sociales.  ¿Qué se siente volver a usar una cámara antigua? Pues esa fue la pregunta que me decidí a responderme, en el momento en que me dieron una cámara con solo cinco disparos.

 

Primero que nada estamos tan acostumbrados a tener una capacidad infinita de tiros, solo es cuestión de sacar nuestro celular y tomar; si no gusta lo que salió lo único que hacemos es borrar y volver a tomar. Una cámara de película no existe la posibilidad de observar lo que acabas de tomar, lo que significa es que cada vez que se hace clic te comprometes con la foto, no existen segundos intentos ya que no sabrás si ha salido bien o mal hasta que el rollo se revele.

 

Con solo cinco disparos en la cámara que se me otorgo y una tarde para usarla sucedió algo que hacía mucho no pasaba, me ví forzado a tomar el tiempo de observar. Tan extraño que parezca ya no vemos que vamos a fotografiar, tan solo sacamos nuestro cel y tomamos fotos,   aproximadamente tres de una sola cosa, de esas tres solo una saldrá bien.

 

Al tener solo cinco fotos te detienes a pensar y ver que es lo que quieres con esa foto, de pronto la fotografía deja de ser algo banal y adquiere una importancia que se ha perdido. Solo cinco tiros bastaron para cambiar la perspectiva del mundo. Se aprecia el entorno, ahora se contempla lo que realmente vale la pena capturar en el tiempo.

 

Las imágenes que acompañan a este escrito son el resultado de la experiencia, no son perfectas, pero, representan una de las tardes mejor empleadas que he tenido tomando fotos. Son imágenes que representan una parte importante de mí, fracciones de mi vida que serán preservadas y puestas donde puedan verse y no en el fondo de una interminable galería de fotos en un celular.

Buenas noticias

¡Ya llegaron los libros a la UMM!

¡Ya llegaron los libros a la UMM!

¡Ya llegaron los libros a la UMM!

Los Leones Universitarios Celebran San Valentín

Los Leones Universitarios Celebran San Valentín

Los Leones Universitarios Celebran San Valentín

Capacitando a Nuestros Maestros

Capacitando a Nuestros Maestros

Capacitando a Nuestros Maestros

Calentando motores

Calentando motores

Calentando motores

No es tan fácil.

No es tan fácil.

No es tan fácil.

Un nivel académico superior

Un nivel académico superior

¿Coach? ¿Coaching?

¿Coach? ¿Coaching?

En entrevista con el Lic. David Castañeda y la Lic. Myrthala González

En entrevista con el Lic. David Castañeda y la Lic. Myrthala González

 
 
UMM

Dirección
Juan Ignacio Ramón 298 Ote.
Centro Monterrey, N.L. C.P. 64000

Telefono
81.30.79.36 Ext. 1608

Conoce Nuestra Oferta Educativa
www.umm.edu.mx